El Cristo Moreno

 

Los primeros habitantes de la Ciudad de Reyes eran muy religiosos y tenían gran fe, después de ser castigados por grandes terremotos en el siglo XVII sacan a su Cristo favorito para aplacar la ira de Dios.

1687 fue la primera procesión oficial del Señor de los Milagros y desde entonces sigue saliendo para recibir el cariño del pueblo. Salir con el Cristo es una experiencia tanto de fe como de cultura, puedes tener más o menos devoción, pero el mero hecho de participar en las masas de gente que lo sigue, te hace sentir algo especial. Es una excelente oportunidad de tomar fotografías y también comer algo suculento de los tantos vendedores ambulantes que sigue el cortejo.

Se corta el pelo ‘a lo vivo’ !!

Sin palabras !!

 

“Zapatillas”, de la moda a la sociología

En un encuentro mano a mano entre un sneakerhead (un fanático de las zapatillas) y cualquier

Playas gasoleras: Mar del Plata, Necochea y Mar de Ajó prometen lleno total y precios razonables

Con promociones plantadas con el mismo esquema del último verano, a partir de los descuentos

Day 1 - The balm of the tiger

The first day, and after an exotic breakfast consisting of coffee and toast with Scottish jam, we took the bus to Haw Par Villa. Definitely a mini-point for the Singaporeans on the theme of transport: The bus and metro lines connect practically all of the city and are clean, cheap and efficient. When I say clean I’m not precisely referring to good for the environment but to the fact that they shine like an advert for kitchen cleaner. I suppose this has something to do with the fact that if you drink on the transport they fine you; if you eat they fine you; if you run they fine you; if you bring animals, they fine you; stinking fruit, they fine you… well, you’re getting the idea, no? I’m not inventing the part about the fruit although it might sound that way, carrying durians is forbidden on public transport because the smell is so incredibly unpleasant, or in the words of Fergus who tried it sweetened and in ice-cream form, it’s a bit like an ostrich had vomited on top of rotten food. I chose not to ask him how he knew that, there are times that ignorance is a blessing. What’s funny is that there are people that like it, in the same way that some people like to drink ashtrays (i.e. they drink Laphroaig whisky).

(Translator’s note: The video that follows is an English video on the same topic of the Spanish original but with slightly different content).

Anyway, let us return from my rabbiting on. We took the bus to Haw Par Villa more than a paragraph ago. It’s a park created by the inventors and distributors of ‘Tiger Balm’, that I’m sure I’ve used a few times in Spain. Well apparently it was created by two brothers, one with a head for business and the other with a big heart (and I hope that somebody also had a minimum of medical knowledge to create the balm and suchlike…). The kind brother insisted that the balm always, always had to remain priced so as to be accessible to any social class, so it became so popular between rich and poor alike that they couldn’t meet demand and they ended up made of gold (not literally, of course). When one of the brothers died, the other constructed this park in his honour.

Seem familiar to anybody else?

From a distance it seems like they’re figures make by a hipster with FIMO clay to sell in a jumble sale, but once you enter you notice that the coloured statues follow a guiding thread, representing the values and stories of Hinduism through such strange people as Varaha or the Monkey King, and that it features such instructive areas as ‘the ten circles of hell’. This was one of my favourite parts, I learnt fascinating things such as that rape and swearing are crimes perfectly comparable that take you to I can’t remember which level of the underworld for them to saw you. Well, they rip you apart from head to spine (well, coccyx for the pedants) with a toothed saw, to make sure you learn. And be careful copying in exams because that takes you directly to the ninth level, where I don’t remember exactly what they do but let’s just say it wasn’t a manicure, the usual punishments run more along the lines of attaching you to a bed with spikes, throwing you into a pool of boiling oil, pushing you downhill while chained to a giant rock or dismembering you, that sort of thing. All of this is (very) vividly represented in the sculptures so you don’t have to make too much effort with your imagination. Which I was grateful for because after two hours in the sun my brain was fried like pork rind. And speaking of pork rind… we were already so hungry. We stood open-mouthed watching industrial tortures for so long that it reached four in the evening before we ate the first thing that we found nearby (it being a Sunday there wasn’t much to choose from): a pseudo-hamburger with egg and a croissant with a sausage inside.

After that we spent the evening wandering, swimming and recovering from the jet lag that in truth wasn’t too bad. I changed the time as soon as the plane took off and I think that did the trick. That, and imagining that the breakfast they served us on the plane was really the midday meal, which isn’t so difficult when they serve you a bacon omelette.

That night we ate dinner in a restaurant inside a shopping centre. Little digression (yes, again I’m going to beat about the bush): if somebody asked me what is the most typically Singaporean thing I would say it’s the shopping centre, together with the skyscraper bank. The whole city seems to be interconnected by an immense labyrinth of escalators, shops, shops and more shops and yet more shops. There were a couple of times in which I felt lost, frustrated and hopeless at not being able to find an exit, at the point of accepting that I’d have to start a new life in there because there was no way of escaping from the shopping centre (Drama queen, me? Over the top? Never!)

Anyway, returning to where I left off several years ago, we had dinner inside a shopping centre, in a restaurant specialising in vegetarian burgers, nomVnom. That might not sound very interesting but things change if I tell you I ate a tempeh burger (no, I don’t know what that is), with a drink of pear and aloe vera, some jap chips (that either), with sesame mayonnaise and a little Vietnamese yam roll (I’m not being clear enough? Well, I had no idea either. It was all good, that’s all I can say).

With the stomach already (well) full we went for our most touristic moment of the day: a little cruise in a bumboat (translator’s note: I tried to find a translation for this and discovered it is also a term in English. Who knew?). It’s the name of the typical boats, that are long and a little plain with eyes painted on the prow. Or the poop. You know, on the side that goes in front, where else would you put the eyes? The superstition is that with the eyes painted on the boats are more alert and therefore safer. For me, personally, it worries me a little that they put their trust in the eyes painted on the wood instead of in their own…

The little boat takes you to Marina Bay, a bay constructed artificially, and from the cruise ship you can see, apart from a spectacle of lights and sound, all of Singapore’s financial centre.

Singapore has two faces: one of traditional neighbourhoods, multicultural, with a unique, very marked, identity and an authenticity perfectly conserved and not especially stained by tourism, and another face that is the epitome of ‘the most’: the most rich, the most big, the most magnificent and impressive. A face that seeks to intimidate, to show the world “look how much money we have and look how ostentatiously we’re going to show it”. So from the boat you can see enormous skyscrapers (in one of those you can fit three hundred times the population of Las Peñas – the small Spanish village where I grew up), a shopping centre with Gucci, Louis Vuitton etc, and the Skypark, a hotel crowned by a banana / casino (additional translator’s note: Nieves uses the English word banana here. It could be that presents a better image than the Spanish word, platano, or it could be that I interrupted her while she was typing and threw her brain into ‘English mode’) where there are probably people happily playing three months of my salary in a single “all on red”.

After getting down from the little boat a little bit sickened from so much savage capitalism and extreme inequality, we folded our conscience into our pockets like good tourists and we had a nutty ice-cream on Clarke Quay (that it seems is pronounced Clark Ki! Then why so many letters?) before we went calmly home to sleep (There’s a pun in the original Spanish here but braver men than me would die attempting to translate it whilst preserving amusement), putting an end to our first day on the other side of the globe.

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Día 1. El bálsamo del tigre

El primer día, y tras un exótico desayuno consistente en café y tostadas con mermelada escocesa, nos fuimos en bus a Haw Par Villa. Por cierto, minipunto para los singapurienses en tema transporte: las líneas de autobús y metro conectan prácticamente toda la ciudad y es limpio, barato y eficiente. Con lo de limpio no me refiero precisamente a bueno para el medio ambiente sino a que brilla como si de un anuncio de limpia cocinas se tratara. Supongo que esto tiene algo que ver con que si bebes en el transporte, multa; si comes, multa; si corres, multa; si traes animales, multa; fruta apestosa, multa,….bueno, ya vais pillando la idea, ¿no?. Lo de la fruta no me lo estoy inventando aunque lo parezca, llevar Durians está prohibido en el transporte público porque el olor es tirando a desagradabilillo, o en palabras de Fergus que lo probó ya azucarado y en formato helado, tira más bien a vómito de avestruz sobre comida podrida. Me niego a preguntarle como lo sabe, hay veces que la ignorancia es una bendición. Lo gracioso es que hay gente que le gusta, de la misma manera que a alguna gente le gusta beber ceniceros (léase beber whisky Laphroaig).

En fin, volviendo al tema que me lio. Cogimos el bus hace más de un párrafo hacia Haw Par Villa, que es un parque creado por los inventores y distribuidores del “Bálsamo del Tigre”, que yo estoy segura que he usado alguna vez en España. Pues resulta que fue creado por dos hermanos, uno con vistas de negocio y otro con un gran corazón (y espero que alguno tambien tuviera un mínimo de conocimientos médicos para crear el bálsamo y tal…). El hermano amable insistió en que el bálsamo siempre tenía que mantener un precio que lo hiciese asequible a cualquier clase social, así que se hizo tan popular entre ricos y pobres que no daban abasto con los pedidos y se hicieron de oro (no literalmente, claro). Cuando uno de los hermanos murió, el otro construyó este parque en su honor.

¿A alguien más le suena familiar?

De lejos parece que son figurinas hechas por un hipster con FIMO para vender en un mercadillo solidario, pero una vez que entras te das cuenta de que las coloridas estatuas siguen un hilo conductor, representando los valores e historias del hinduismo a través de personajes tan curiosos como Varaha o el Rey Mono, y que cuenta con zonas tan instructivas como los diez reinos del infierno. Esta es una de mis partes favoritas ya que aprendí cosas tan fascinantes como que violar y decir palabrotas son crímenes perfectamente equiparables que te llevan a no recuerdo qué nivel del inframundo a que te sierren (¿se dice así? no es un verbo que utilice mucho para vuestra tranquilidad…); bueno, a que te rajen desde la cabeza hasta la curcusilla (coxis pa’ los más finos) con una sierra dentada, así se entiende seguro. Y cuidado con copiar en los examenes porque eso te lleva directamente al nivel 9 donde no recuerdo exactamente qué te hacian pero ya os digo yo que no era una manicura, ya que los castigos habituales van más en la línea de atarte a una cama con púas, lanzarte a una piscina de aceite hirviendo, empujarte colina abajo enganchado a un pedrusco gigante o desmembrarte y esas cosas. Todo esto está (muy) vívidamente representado en las esculturas para que no tengas que hacer demasido esfuerzo con la imaginación. Lo cual se agradece porque después de dos horas al sol el cerebro estaba frito como una corteza de cerdo. Y hablando de cortezas de cerdo…que hambre llevábamos ya. Así a lo tonto, viendo torturas industriales nos habían llegado las 4 de la tarde, que ya comimos lo primero que pillamos en los alrededores (al ser domingo no había mucho para elegir…): una pseudohamburguesa con huevo y un croissant con una salchicha insertada.

Después de eso nos pasamos la tarde vagueando, piscieneando, y recuperandonos del jet lag que en verdad no era para tanto. Yo cambié la hora en cuanto subí al avión y creo que eso ayudó bastante. Eso, e imaginarme que el desayuno que nos sirvieron en el avión era en realidad la comida del mediodía, lo cual no es tan difícil si te sirven tortilla con bacon.

Esa noche cenamos en un restaurante dentro de un centro comercial. Pequeño inciso (sí, otra vez me voy a ir por las ramas): si alguien me pregunta que es lo mas típico de Singapur diría que son los centros comerciales junto con los rascacielos bancarios. Toda la ciudad parece estar interconectada por un inmenso laberinto de  escaleras mecánicas, tiendas, tiendas y más tiendas y aún más tiendas. Ha habido un par de veces en las que me he encontrado perdida, frustrada y desesperada por no ser capaz de encontrar una salida, a punto de asumir que tendría que empezar una nueva vida ahí dentro porque no había forma de escapar del centro comercial (¿Drama queen, yo? ¿exagerada? ¡nunca!)

En fin, volviendo a donde lo dejé hace años luz, cenamos dentro de un centro comercial, en un restaurante especializado en hamburguesas vegetarianas, el nomVnom. Que puede no sonar muy interesante pero la cosa cambia si digo que me comí una haburguesa de tempeh (no, no sé lo que es), con una bebida de pera y aloe vera, unas jap fritas (tampoco), con mayonesa de sésamo y un rollito vietnamita de yam (¿hace falta que lo aclare? Tampoco, ni idea. Estaba todo bueno que es lo que cuenta).

Ya con el estómago (bien) lleno fuimos a por nuestro momento más turístico del día: un crucerito en un bumboat. Es el nombre de los barcos típicos, que son largos y un poco planos con ojos pintados en la proa. O la popa. Yo que sé, en el lado que va p’alante, dónde si no van a ir los ojos? La superstición es que con los ojos pintados los barcos van más alerta y por tanto más seguros. A mí personalmente me preocupa un poco que despositen su confianza en los ojos que van pintados en la madera en vez de en los suyos propios…

El barquito nos llevó hasta el centro de Marina Bay, una bahía construida artificialmente, a disfrutar de un espectáculo de luces y sonido con todo el centro financiero de Singapur de fondo.

Singapur tiene dos caras: una de barrios tradicionales, multiculturales, con una identidad única muy marcada y una autenticidad perfectamente conservada y no extremadamente manchada por el turismo, y otra cara que es el epítome de “lo más”: lo más rico, lo más grande, lo más magnifico e impresionante. Una cara que busca intimidar, mostrar al mundo “mira cuánto dinero tenemos y mira con que ostentosidad vamos a usarlo”. La vista desde el barco incluye enormes rascacielos (en uno de esos cabe 300 veces la población de Las Peñas), un centro comercial con Gucci, Louis Vuitton, etc., y el Skypark, un hotel coronado por una banana/ casino donde probablemente haya gente jugandose alegremente mi salario de tres meses en un “todo al rojo”.

Tras bajarnos del barquito un pelín asqueados de tanto capitalismo salvaje y desigualdades extremas, nos doblamos la conciencia en el bolsillo como buenos turistas y nos tomamos un helado de nuez en Clarke Quay (que al parecer se pronuncia ¡Clark Ki! ¿entonces para qué tantas letras?) antes de irnos tranquilamente a casita a dormir (obviamente es un decir, “casita” nos pillaba más bien lejos para hacer noche…), poniendo fin a nuestro primer día al otro lado del globo.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La UBA vs. Gran Bretaña por un concurso para llevar estudiantes a las Malvinas

Nicolás Aguiar, que tiene 24 años y cursa el último año de la licenciatu

“Quien apunta al cielo, siempre da en el blanco”: el aforismo de José Narosky para la Madre Teresa

Considero que en el Día de la Madre, hay un homenaje sobradamente merecido. A la Madre Teresa

La vida de un viajero y las redes sociales

¡Hola todos! Hoy voy a escribir sobre una de las herramientas mas utiles y valiosas para un viajero: las redes sociales.

Desde la llegada del Internet hasta la creación de aplicaciones móviles, la tecnología ha avanzado de gran manera a lo largo de los últimos años brindándonos cada vez más y más gadgets y herramientas que podemos usar en nuestro día a día.

Las redes sociales no solo sirven, como lo dice su nombre, para socializar. También nos permiten informarnos y aprender más sobre nuestros alrededores. Para un viajero, las redes sociales son una herramienta útil que puede llegar a ser incluso una fuente de ingresos.

instagram-1451137_960_720

Cortesía de Pixabay

En la actualidad, con el surgimiento de los influencers y nuevas redes sociales, el tema de los viajes se ha vuelto uno de los más comentados. Personalidades de todo el mundo documentan sus viajes y aventuras en sus redes sociales y mantienen a sus seguidores al tanto de cada movimiento y actividad que realizan.

Instagram, Twitter, Facebook y otras redes permiten que los usuarios hagan sesiones en vivo y con la actualización de las “historias”, estos usuarios pueden compartir por un lapso de 24 horas aquello que han hecho más recientemente en sus perfiles.

Los hashtags como getaway, weekend destination y otros relacionados con aventuras y viajes se han vuelto cada vez más comunes en las redes y los usuarios buscan este tipo de contenido cada vez más en las redes. Algunas personas incluso han logrado hacer de esto una profesión al promocionar los hoteles y agencias de viajes que utilizan en sus escapadas por el mundo o al vender las fotografías que toman en ellas. Con videos cortos e imágenes que parecen de mentira, el tema de los viajes ha tenido un gran auge en los últimos años e incluso puede categorizarse como una sección importante de cualquier red social.

Una de los mejores aspectos de los viajes y las redes sociales, es que los usuarios comentan y hacen preguntas, se inspiran a viajar y se informan sobre qué actividades se pueden hacer en cada destino. La interacción no es solo entre la persona que publica el contenido y sus seguidores, sino que la comunidad entera puede unirse lo cual es increíble y valioso.

La vida de un viajero es de mucho interés para una gran parte de la audiencia en las redes sociales. Pueden ver sobre mis viajes en Instagram @_alexbianchi o en alguno de mis otros posts.

Parques, plazas, pasadizos y otras curiosidades de Nueva York.

Portada: High Line Park

Como ya he mencionado en otras ocasiones, hay un sinnúmero de parques y plazas en la ciudad de Nueva York y en este viaje me hice el propósito de conocer algunos a los que no había ido.  También encontré otros que no tenía idea que existían, aparte de algunas otras curiosidades, cuyas fotografías les muestro a continuación.

 

Washington Square Park, un parque histórico que ha sido cementerio, campo de entrenamiento militar, área de paseo de la élite, sede y testigo de luchas laborales, sociales y protestas de todo tipo, además de ser el punto de partida de la elegante Quinta Avenida.

 

Paley Park, en el East Side, más que un parque es una placita, uno de esos espacios públicos situados al pie de algún edificio, que permite sentarse y reposar un rato.

 

Greenacre Park, también en el East Side, es un encantador espacio, a mitad de la cuadra, con una cascada, espacios para sentarse a contemplarla, disfrutar de un almuerzo o merienda o, simplemente, escapar un rato del ruido citadino.

 

Gantry Plaza, en Long Island City, Queens, es un parque a orillas del East River.  Construido de forma envolvente a lo largo de la costa del que fuera un sector industrial, hoy en pleno proceso de urbanización, con viviendas, comercios y otras empresas y con servicio directo del nuevo sistema de ferry hacia Manhattan y otros puntos de la ciudad. Desde cualquiera de sus senderos, situados a distintos niveles, se pueden apreciar las mejores vistas del East Side de Manhattan.

 

High Line Park, construido sobre la antigua línea ferroviaria elevada, es un gran punto para observar la ciudad desde otra perspectiva.

 

La avenida 6 1/2, no es una avenida real, sino un pasadizo o callejón, en medio de las avenidas Sexta y Séptima, de allí su nombre.  Por estos amplios callejones se puede ir desde la calle 51 hasta la 54 y cada uno tiene su propia personalidad, decoración, comodidades y accesos a comercios y restaurantes.

 

K%zz1td7R%aHoqB1KmM2kA

Vessel, aún en construcción, es una combinación de escultura, parque vertical y espacio público.  Está situado en lo que será el centro de Hudson Yards, un espacio que está siendo urbanizado actualmente, entre las calles 30 y 34 y las avenidas Décima y Duodécima.  Contigua al High Line Park y conectada con este, se espera que sea una atracción turística cuando abra al público en 2019.

 

Este edificio, situado frente a Zuccotti Park, tenía este despliegue de luces danzarinas cuando llegamos para hacer un tour.  Me pareció muy simpático y divertido.