Consejos básicos para tus viajes en moto

Escapadas, rutas, viajes… Sea cual sea tu destino, sigue estas recomendaciones esenciales para disfrutar de la carretera con seguridad y responsabilidad.

Viajar en moto puede llegar a ser una experiencia única y transmitirnos sensaciones inigualables, pero también puede llegar a ser realmente agotadora. Para que vuestra escapada en una de estas máquinas a dos ruedas sea lo más amena y segura posible, os facilitamos una serie de consejos esenciales que todo motorista debería seguir.

  • Prepara tu moto a fondo

Lleva la moto a un profesional para que le haga una revisión completa (puedes hacerla tú mismo si eres manitas y tienes conocimientos de mecánica). Revisa las presiones de los neumáticos y niveles de todos los líquidos, sustituye los elementos que no estén en buenas condiciones y utiliza materiales y recambios de calidad; así podrás evitar muchos problemas durante tu ruta.

  • Utiliza todo el equipo de protección

Sobra decir que lleves siempre el casco (mejor integral o modular), pero no olvides la importancia de usar guantes, botas y el conjunto pantalón-chaqueta con rodilleras, coderas, hombreras y espalderas. Entendemos que puede resultar abrasador embutirse en este equipamiento con temperaturas altas, pero, como suele decirse, sarna con gusto no pica y toda precaución es poca. Si aun así se nos hace insoportable el calor, podemos adquirir prendas de refrigeración que reducen la temperatura corporal y pueden encontrarse a un precio asequible.

  • Planifica tu ruta

Aunque a más de uno le encanta cargar su macuto, llenar el depósito e ir a parar hasta donde el cuerpo le lleve, no es lo más adecuado, y menos todavía si no conocemos la carretera por la que viajamos. Lo ideal es planificar nuestra ruta previamente, con detenimiento y trazando las vías más seguras, no las más rápidas.

Evita conducir en las horas centrales del día, son las más calurosas; y si ruteas por zonas forestales o de campo, reduce la velocidad y sé más cauteloso, ya que puede aparecer un animal de improviso en tu camino.

  • No olvides la documentación

Debes llevar contigo la documentación original o, en su caso, copias compulsadas (ojo, sólo son válidas para España) para no acabar el viaje con una multa: Permiso de circulación, ficha técnica, informe favorable de la ITV -y la pegatina-, seguro obligatorio y último recibo del banco, recibo del pago del impuesto de circulación, permiso de conducir no caducado (a más de uno se le olvida comprobar la vigencia del carnet) y tu DNI en vigor.

  • Prepara bien tu equipaje

Si hacer bien las maletas (y colocarlas) para viajar en coche es importante, más lo es todavía para viajar en moto. Debemos ser previsores y calcular cuánta y qué tipo de ropa vamos a utilizar. Por ejemplo, si nuestro viaje va a ser relativamente corto y pensamos pasar mucho tiempo sobre nuestra máquina, no conviene sobrecargar nuestro equipaje con ropa de calle.

Debemos tener especial consideración al cargar el equipaje en la moto. Si es posible, lo ideal es que vaya todo dentro de las alforjas, maletas o el cajón; pero, si no cabe todo, la carga adicional no puede sobresalir por delante, por detrás ni por los laterales. Mucho cuidado con no pasarnos del peso máximo autorizado en la ficha técnica de la moto.

Cuando esté todo bien colocado, revísalo bien y observa que el equipaje no está en contacto con el tubo de escape ni otros elementos de la motocicleta que puedan suponer un riesgo.

  • Antes del viaje

Descansa suficiente la noche previa al viaje. Si sales de noche, duerme una siesta por la tarde para estar más despejado durante el trayecto.

Realiza estiramientos antes de subirte a la moto; evitarás calambres, “rampas” y dolores musculares.

  • Durante el viaje

Principal: respetar los límites de circulación y marcas viales. Fundamental: hidratarse adecuadamente y, si es posible, también tomar bebidas que aumenten nuestro estado de alerta, como el café o bebidas con cafeína (pero sin pasarnos). Podemos utilizar el conocido sistema camelbak, que consiste en una ligera mochila o depósito con un tubo adaptado que nos permite beber frecuentemente y sin tener que detenernos. Aunque lleves equipamiento de protección, no olvides protegerte también del sol con crema solar.

Debemos parar a descansar unos 20 minutos cada 150/200 kilómetros o cada hora y media/dos horas. Podemos aprovechar para estirar un poco todo el cuerpo, sobre todo si nuestra moto nos obliga a forzar una postura poco cómoda, y limpiar los insectos adheridos a la visera del casco y la cúpula (si la tiene) de la moto.

Utiliza gafas de sol o la visera tintada para proteger tus ojos del sol y evitar deslumbramientos. Es altamente recomendable utilizar prendas reflectantes, tanto de día como de noche, para que el resto de usuarios de las vías puedan vernos correctamente.

Si seguís estas indicaciones y sois prudentes, aumentaréis vuestra seguridad en la carretera, reduciréis los riesgos y disfrutaréis mucho más del viaje. Eso sí, allá donde vayáis, no olvidéis hacer la reserva con antelación; después de un largo viaje en moto, la fatiga y el cansancio hacen mella y no estamos en condiciones de buscar alojamiento. Además… ¡a ver quién encuentra una habitación si es temporada alta!

Extra: Vídeo – Prepara tu equipaje como un profesional

Deja un comentario