Viajes fútiles

Hay blogs que parecen diarios de viaje hacia un lugar baldío: el propio espíritu.

Deja un comentario