Bolivia: Carnaval de Oruro

Este fin de semana es carnaval y Bolivia se transforma. La verdad es que yo no he vivido mucho el carnaval en ningún país del mundo, ni siquiera en mi ciudad. Nunca me ha gustado disfrazarme ni he entendido esta tradición. Sin embargo, después de ver el Carnaval de Oruro debo decir que me he emocionado con tanto colorido, bailes, cánticos y gente, mucha gente.

El Carnaval de Oruro es “Patrimonio Oral y Cultural Inmaterial de la Humanidad” desde 2001 por la UNESCO y este año la fiesta más importante, la entrada de las fraternidades a la ciudad hasta llegar a la Virgen del Socavón, coincidió con el aniversario de uno de las acciones libertarias de América Latina: la rebelión contra la corona española el 10 de febrero de 1781. Sin duda una fecha que en el contexto boliviano es muy importante.

El Carnaval de Oruro es una festividad religiosa que tiene más de 200 años de antigüedad. Dicen que originariamente era una celebración indígena a la que con el tiempo se fue añadiendo un ritual cristiano en torno a la Virgen del Socavón (Oruro es tierra de minas de plata y oro). El festival dura casi una semana pero el día más importante es el sábado cuando más de 50 fraternidades desfilan por las calles bailando 18 bailes folclóricos hasta llegar al Santuario del Túnel. Los bailes más famosos son las diabladas, los tinkus, las morenadas y los caporales. 

IMG_0055Mi experiencia fue la siguiente. Habiendo dormido tres horas salimos en coche con un grupo de compañeros extranjeros para disfrutar de un día de Carnaval. Más de tres horas después y varios controles de policía en la carretera llegamos a Oruro donde vamos directos al mercado local a desayunar un buen pastel (una especie de hojaldre hinchado relleno de queso) y api (bebida caliente de maíz morado y blanco). Llegar al mercado ya fue una odisea al tener que cruzar la calle por donde pasaban todas las fraternidades bailando así que los montos de gente esperando a cruzar son monumentales. Pero sobrevivimos a los apretones. De allí subimos en coche hasta la Virgen del Socavón desde donde se puede apreciar la vista de toda la ciudad y lo queda de un lago que su desaparición está causando la desaparición de una población indígena que vivía en el área y sobrevivía gracias a la pesca en el lago.

Después de horas y horas de estar allí, a la tarde-noche nos enteramos del accidente que había sucedido a la entrada del carnaval. 8 personas fallecieron y 40 estaban heridas por la explosión de una bombona de gas butano de gente que estaba cocinando en la calle. Así que dejamos Oruro para volver a La Paz.

Fue un día muy intenso y si tuviera que hacerlo preferiría quedarme a dormir y disfrutar de la fraternidad Urus que hacen un espectáculo de fuego pero es a partir de las 11:30 de la noche y del alba. Pero sea como sea que se visite, merece la pena.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario