Ariel amenazó a su profesora y recibió la mejor lección de vida

A medida que recorría esos renglones escritos con letra en negrita, el pulso le temblaba. Mar

Deja un comentario