Íbamos a ser “amigas para siempre”. No fue así: nunca nos peleamos pero crecimos de manera diferente

En una cómoda en la entrada de mi casa tengo un altar de cosas muy disímiles. M

Deja un comentario