Londres, la ciudad de las mil caras

¡Estaba deseando volver a escribir por aquí! Sé que he tardado bastantes días desde la última vez, pero es que diciembre es demasiado intenso: cenas, comidas, fiestas y, por supuesto, clases de alemán. ¡Literalmente vivo en el metro de Madrid! Aún así, aunque estén más pegados, haré todo lo posible porque tengáis dos posts esta semana también.

Pero para compensar, hoy os traigo una reseña del viaje más especial del 2018, a una de mis ciudades favoritas de Europa: Londres. No me extraña que se la denomine la ciudad de las mil caras porque es que todo lo que te puedas imaginar lo puedes encontrar en Londres. Los museos son espectaculares, la arquitectura es preciosa, su estilo, sus miles sitios para tomar algo, los restaurantes internacionales… De verdad, es una de las ciudades más completas que conozco.

Aunque también he de decir que es de las más caras. Es verdaderamente impresionante lo que cuesta el metro, la comida, el alojamiento… Vamos, lo único que barato son los vuelos y los museos. Por ello, os recomiendo muchísimo la tarjeta de London Pass. Ésta incluye tarjeta de transporte (Oyster Travelcard), os permite entrar a las principales atracciones (salvo al museo Madame Tussauds y el London Eye) y el autobús turístico. Os dejo toda la información sobre esta tarjeta en este link

Londres era una ciudad que tenía muchas ganas de visitar desde hacía tiempo, ya que todo el mundo me hablaba maravillas de ella. Sin embargo, siempre que había intentado ir no había vuelos baratos, los alojamientos se salían muchísimo del precio o surgía algún problema. ¡Y por fin, en junio, llegó mi oportunidad!

El vuelo fue muy pronto por la mañana y apenas tuvimos la oportunidad de dormir bien, por lo que el primer día de viaje fue bastante intenso y duro. Además tengo que añadir que en este viaje yo estaba muy cansada, ya que unos días atrás había terminado mi Trabajo de Fin de Grado y habían sido unas semanas muy intensas. Aún así, no quisimos perder la oportunidad de disfrutar un poco de la ciudad. Además, como viajábamos con el London Pass, disfrutamos de un bonito paseo en el bus turístico. También, aprovechamos para el crucero por el Támesis (también incluído), viendo las principales atracciones turísticas de Londres como: Tower Bridge, el London Eye, el parlamento y el Big Ben (con andamios, por supuesto), la Torre de Londres… Por último, para terminar de aprovechar el día, estuvimos dando un pequeño paseo por la zona empresarial de Londres y subimos a ver The View from the Shard. Ese día recuerdo haberme comido la hamburguesa más cara y más suculenta que he comido nunca.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al día siguiente, mucho más descansadas, estuvimos viendo los principales monumentos de la ciudad. El primero de ellos fue el Palacio de Buckingham y el desfile de la Guardia Real. Esta es una de las pocas cosas de Londres que me esperaba mucho más espectacular de lo que es en realidad. También, visitamos el museo de la Guardia Real y la impresionante Abadía de Westminster, la cual está entre los monumentos religiosos más espectaculares que he visto. Ese día degustamos el conocido Fish & Chips, que no es una maravilla de la gastronomía pero está bueno. Nos hicimos la típica foto londinense en una antigua cabina roja y vimos de nuevo el Parlamento, que hasta con andamios es precioso. Me encantó también la parada en la plaza Picadilly Circus, que es verdaderamente espectacular. Allí, nos tomamos un batido de chocolate y unas tartas riquísimas. ¡Los dulces londinenses son espectaculares! También dimos un breve paseo por China Town y tomamos una deliciosa pinta de cerveza.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nuestro tercer día en Londres lo aprovechamos para pasar la mañana en Hyde Park, disfrutando de los breves instantes de sol. Los parques de Londres son muy bonitos y llenos de vegetación espectacular. Estuvimos también en el Museo de la Caballería y viendo los caballos de la Guardia Real. Pero si tengo algo que destacar de Londres son sus museos y galerías. De verdad, están repletos de joyas históricas y artísticas de todos los rincones del mundo. ¡Además son gratuitos para todos los públicos! ¿El que más ganas tenía de ver? El Museo Británico, repleto de joyas arqueológicas del Antiguo Egipto como la Piedra Rosetta o cientos de momias de la época. Recomendada también la National Gallery, tanto si sois amantes del arte como si no lo sois, ya que tiene obras espectaculares como: “El Matrimonio Arnolfini” de Van Eyck. Hicimos también una visita a la Saint Paul´s Cathedral, inspirada en la catedral de San Pedro del Vaticano. Dimos un bonito paseo por la ciudad y nos lo pasamos genial en una divertida casa del terror, situada en Tower Bridge. Por la tarde, visitamos brevemente la Torre de Londres. Nuestra última parada, pero no menos importante, fueron los grandes almacenes Harrods. Es imposible no perder la cabeza con los preciosos vestidos de las mejores firmas de alta costura, con las delicatessen y con su preciosa iluminación nocturna.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al día siguiente, empezamos la visita en el impresionante Palacio de Kensington, donde pudimos observar una colección de vestidos de Lady Di y de las joyas de la Corona Inglesa. Por la tarde, realizamos una bonita excursión a Salisbury para visitar Stonehenge. ¡Espectacular! No puede no sorprenderte la dimensión de las piedras neolíticas, en medio de una pradera inmensa de hierba. Si vais, mi consejo es que os abriguéis muy bien. Nosotras contratamos la excursión en el hotel, pero hay miles de lugares donde se pueden contratar, No os recomiendo nada para ningún viaje la página Get Your Guide, ya que recibimos un trato horrible cuando fui a Marrakech.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el penúltimo día en Londres visitamos el Museo de Carruajes Reales, repleto de obras de arte y de carruajes emblemáticos. Y por fin, visitamos el lugar que me habían recomendado y que se convirtió en uno de mis favoritos, Candem Town. Sin duda, esta es la parte más bohemia y “hipster” de la capital de Reino Unido. Está repleta de música callejera, lugares para comer en plena calle y tiendas de segunda mano. Allí me compré una camisa hawaiana, que me tiene enamorada. Por la noche, tomamos una maravillosa pinta de Guiness en uno de los pubs emblemáticos por excelencia: The Churchill Arms.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

El último día, visitamos el conocido museo de cera Madame Tussauds. ¡Las esculturas son espectaculares! Además, es imposible no pasarlo bien haciendo el tonto como un niño pequeño con sus preciosas esculturas. Aún así, considero que es un museo muy caro (cuesta 35£ nada más y nada menos) para lo que es. Es muy buena opción si vais con niños. Por último, visitamos la espectacular galería Victoria & Albert, con miles de piezas de artes decorativas, esculturas, cuadros, moda… Sencillamente, una de las grandes joyas de Londres.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y aquí van mis recomendaciones para ver en Londres. Sabéis que no me gusta recomendar los sitios más típicos, ya que todos sabéis que es imprescindible visitar el Big Ben, el Palacio de Buckingham, el Museo Británico, la National Gallery o la preciosa Abadía de Westminster. Por ello, quiero daros recomendaciones no tan “turísticas” y que son muy recomendables, si vais a emplear más tiempo en Londres que el de visitar las principales atracciones turísticas.

-Paseo en el bus turístico, viene incluido en el London Pass. Es una idea excepcional, no solo porque está muy bien ambientado y os enseña muchos datos curiosos de la ciudad de Londres, sino que también os ayudará mucho a la hora de orientaros. Además, puedes subir y bajar todas las veces que quieras.

Stonehenge, un viaje en el tiempo. A unas dos horas aproximadamente en autobús de la ciudad se encuentra este increíble monumento megalítico del 3.1000 a.c. Es imposible no quedarse en shock con las increíbles dimensiones de las piedras. Se encuentra en la localidad de Salisbury, en una inmensa pradera típica del paisaje inglés. El precio de la excursión con audioguía incluida es de unos 50€.

DSC_0534

The view from the Shard, las vistas más espectaculares de la ciudad de Londres. Esta atracción también está incluída en el London Pass. Si os gustan las alturas o vais en un fin de semana romántico, os recomiendo muchísimo este mirador. Se encuentra en el maravilloso rascacielos The Shard, en plena zona business de Londres.Hay opción de tomar un buen cóctel o una deliciosa copa de champagne. ¡Recomendadísimo!

DSC_0124

The Churchill Arms, el pub más emblemático de Londres. Visitar Reino Unido es sinónimo de tomar una buena cerveza en un pub. ¿Qué mejor que uno más emblemático que este? Dedicado a Winston Churchill y decorado con una gran cantidad de objetos, es un sitio especialmente acogedor. ¡Hay hasta una colección de mariposas!

DSC_0624

-Candem Town, el ambiente más bohemio de la ciudad. Fue una de mis paradas favoritas de Londres, sin lugar a dudas. Perfecto para tomar algo en una terraza y para dar un paseo genial mientras compras. ¡Las fachadas de las tiendas son muy cool!

DSC_0600

-Escuchar los artistas callejeros, una de las mayores delicias. Puede parecer una tontería, pero los músicos y artistas callejeros de Londres son espectaculares. Recuerdo un chico en plena Chinatown, que cantaba como un verdadero ángel. ¡Prestad atención porque van a hacer de todos vuestros paseos por Londres una experiencia muy especial!

-Galería Victoria & Albert, un lugar repleto de joyas. Esta galería no es que sea completa, es completísima. Podéis disfrutar de esculturas, arte decorativo, cuadros, moda, joyas y mucho más. Es imposible no enamorarse de esta increíble galería y de todo lo que hay en ella. ¡Además es gratis!

-Casa del terror, una experiencia muy diferente. Esta atracción también está incluída en el London Pass. No es la mejor casa del terror del mundo, pero es una experiencia muy divertida y que os recomiendo mucho. Además, es una buena forma de conocer la historia de Londres y de Tower Bridge, ya que la primera parte de la experiencia está basada en ello. Después, los que quieran pueden pasar a la casa del terror que es muy original y divertida. ¡Prepárate para correr!

Londres. ¿Qué decir de Londres? Es imposible no enamorarte de esta ciudad. Primero te enamora con sus contrastes. Es una ciudad a caballo entre lo clásico y lo moderno, entre lo antiguo y lo nuevo. Una ciudad de protocolos y de realeza pero a la vez repleta de hombres de negocios y de ambiente bohemio. Después, Londres te enamora con sus museos, llenos de historia y de arte. También lo hace con su arquitectura y con su originalidad. Te enamora la cantidad de gente de diferentes culturas que puedes encontrar en ella. Hasta su clima, cambiante cada segundo y que siempre es capaz de sorprenderte, llega a encandilarte. Y es que, quien va a Londres, vuelve a Londres.

Por conocer las mil caras de Londres.

La Chica de las Poesías.

Deja un comentario